martes, 25 de noviembre de 2008

La Morry, Juan, Martu, Alva y Patri, y las melodías que no están

Estuvo bueno. Para nuestra sorpresa, mucha gente se anima a salir un lunes. Y lo mejor es que la mayoría era gente que no había visto el show antes, y fueron muy generosos con los cumplidos. Tocamos unos 14 temas, y probamos algunas cosas nuevas, como los loops o las bases del sinte. Alva y Patri estuvieron super compenetrados y la verdad es que estuve muy a gusto tocando con ellos. Ellos ya van conociendo las canciones cada vez mejor, y fuimos encontrando el clima de cada tema naturalmente. Y de esto, en parte, les quería hablar.
Más allá de los cumplidos de forma, el ambiente realmente estuvo buenísimo, súper íntimo y a la vez muy cálido, con un público que se animó a cantar y a olvidarse de que era lunes. A Juan, el dueño del bar, en cambio, no le gustó, me parece. Es un tipo de esos que no duda demasiado en decirte su opinión, y ya por eso su opinión es valiosa. Y era la primera vez que escuchaba mis canciones. "Muy lento", me dijo, y creo que se refería a que todo el show fue muy bajo en volumen y jugando mucho con los silencios -porque lento no fue-. Me imagino que es una crítica que muchos "cantautores" deben recibir cuando tocan en un lugar acostumbrado al rock y a la electrónica. Por ahí no le gustaron las canciones y listo. Pero resulta que después del concierto, Martu me dijo que la había mareado un poco con las variaciones de las melodías o con "eso de que dejas de tocar en alguna parte, como si escucharas la canción en tu cabeza...". Y me hizo acordar de algo que me pasa cuando voy a ver a Raúl Carnota, que es un groso total, pero algunas veces me resultan demasiado manoseadas las melodías, como si el tipo se hubiera cansado de tocar las mismas canciones y se entretuviera cambiándolas. Me ha pasado también con Drexler y con Luis cuando tocan solos. Y me doy cuenta -sin compararme, desde luego- que en las formaciones como estas, un poco improvisadas, un poco cambiantes, con tanto espacio para tocar o para escuchar, uno siempre está tentado de jugar (play) más que de tocar (play). Y que como todos los factores que uno toma en cuenta a la hora de armar un show, no hay que perder de vista que aunque detrás de lo que se ve desde abajo del escenario estés desplegando artificios de todo tipo -programando en cobol, utilizando un acorde que le robaste a Bartok, rezándole a Mumm-ra, el inmortal, o lo que sea- para que las canciones suenen como vos querés, en el fondofondofondo, lo único importante en un show en vivo es la conexión con el espectador, que no puede sentir que le estás hablando en un idioma que no entiende. El resto es chamuyo, o como diría mi viejo, "cartón pintado".
Estoy pensando que este debería ser un blog autocomplaciente y dejar que Juan, en su blog, si es que tiene, publique su opinion sobre mis canciones. Pero como ven, no estoy asesorado por ningún publicista. Y además Juan es un maestro.
Pero estuvo bueno de verdad. Y a Richi le gustaron los loops. Salu2.

4 comentarios:

Mis Chikituflington dijo...

No estuvo bueno nico...estuvo de la recontraputísima madre (si se me permite la grosería...)

razeuqla dijo...

Te lo dije al despedirme: "gracias a tí por tocar".

Cuando volvía hacia casa pensaba como decribirlo y solo encontré una palabra BONITO.

Podría decirte muchas más cosas, pero sería repetirme, añado una frase más a mi despedida: "gracias por hacer sentir mucho más cerca a mi novia" y eso, poca gente lo consigue.

Espero volver a oirte pronto.

Nico Cassinelli dijo...

:-)

richichus22 dijo...

Vaya, cuanta intimidad...
Yo también me sentí cerca de mi novia, pero es que estábamos sentados juntos.

Y sí, me gustaron los loops, aunque ya te dije que deberías haberlos usado más, total...
A lo mejor le habrías gustado más al dueño. :)